qué es la alergia al polvo

El polvo es molesto y está en todas partes. ¿Cuántas veces habremos limpiado nuestro hogar para que al minuto siguiente volvamos a ver polvo y pelusas por los rincones?

Posiblemente sea el elemento que con más esfuerzo intentamos eliminar y con el que obtenemos peores resultados.  Está en todas partes: en nuestra casa, oficina, lugares públicos, etc., y lo peor es que podemos desarrollar un alergia al polvo.

En PHS SerKonten sabemos la importancia de mantener los espacios limpios e higiénicos, libres de polvo o cualquier suciedad que pueda afectar la salud de las personas.  Y como sabemos que el polvo es algo que preocupa a muchos de nuestros clientes, usuarios y lectores que saben los beneficios para la salud de respirar aire limpio y puro, os traemos hoy la información más completa sobre qué es el polvo, su constitución, problemas de salud relacionados y finalmente los ácaros, aquellos seres diminutos muy relacionados con la formación de polvo y con los que convivimos habitualmente.

Entonces ¿Qué es el polvo?

Según la RAE, el polvo son partículas sólidas de una décima de milímetro que reciben el nombre genérico de polvo.  Estas partículas provienen de muy diferentes lugares por lo que la composición del polvo de sitios como nuestro hogar puede estar compuesto de partículas de todo tipo, contrario a la creencia de que el polvo de casa es en su mayor parte piel muerta.

Así pues, el polvo puede provenir de la tierra y arena de la calle, piel muerta de seres humanos, animales  y partículas provenientes de la actividad industrial que llega a nuestras casas a través del aire, en nuestra ropa, zapatos, mascotas, etc. Incluso, el polvo también puede provenir del espacio exterior ya que al fin de al cabo todo se compone de polvo cósmico. Estas partículas pueden acceder a las vías respiratorias de los humanos generando la molesta alergia al polvo.

A su vez, estas partículas de polvo y otros elementos como pelos, fibras, etc., conforman las llamadas pelusas. Esta mezcla se logra gracias a la atracción electroestática. Cada vez que cae un pelo al suelo, este está cargado de electricidad estática debido al roce con nuestro cuerpo en movimiento. Dicho pelo atraerá a otros elementos de su alrededor formando así la pelusa.

¿Cómo puede afectar el polvo a tu salud?

Aunque tú no lo creas, el polvo en suspensión es necesario para la generación de lluvia, aquel elemento tan fundamental para la vida humana. El agua no es capaz de condensar por si misma por lo que se hace necesario elementos como el polvo para ayudar- en pocas palabras- a condensar el agua, formar nubes y que llueva.

Sin embargo, son varios los problemas de salud asociados al polvo. Los más frecuentes son: la rinitis, alergia al polvo, picazón de ojos, piel, congestión nasal e incluso enfermedades de pulmón en los casos más graves. El polvo con el que estamos en contacto puede contener elementos tóxicos como pesticidas o plomo derivados principalmente de la actividad industrial. Si el polvo se acumula debido a, principalmente, una limpieza deficiente, estaremos expuestos a los llamados ácaros, “bichos” diminutos para los que el polvo es el hogar ideal contribuyendo a su vez a generar más polvo con el excremento que generan. Precisamente son estas heces las que generan la mayor cantidad de alergia al polvo en humanos ya que atacan las vías respiratorias provocando síntomas en la piel como picor, enrojecimiento, urticaria, hinchazón de zonas localizadas o incluso provocar síntomas relacionados con el asma. Aunque no son en extremo graves, resultan molestos y generan constantes visitas al médico de cabecera.

síntomas de la alergia al polvo comunesÁcaros del polvo. Qué son y dónde se encuentran

Como decíamos anteriormente, los ácaros son seres microscópicos. Exactamente de un milímetro de longitud pertenecientes a la familia de los arácnidos. Suelen ser parásito de otros animales y se alimentan de pequeñas partículas de materia orgánica. Su habitad suele ser el polvo y se desarrollan principalmente en fibras de muebles, almohadas, colchones, alfombras y otros espacios. Se acumulan en lugares oscuros y les atrae especialmente los espacios húmedos debido a que los ácaros necesitan unas condiciones de aproximadamente un 70% de humedad  y 22 ºC de temperatura.

Cómo evitar los ácaros

El principal consejo para evitar este molesto ser es ventilar habitualmente tu hogar o lugar de trabajo. Una buena ventilación es fundamental para renovar el aire de los diferentes espacios principalmente aquellos en los que se pueda acumular más humedad y calor.

También es imprescindible la limpieza. Limpiar con regularidad los sitios más escondidos de muebles, girar el colchón, limpiar alfombras, retirar correctamente el polvo de superficies, lavar la ropa con agua caliente y cuidar la cantidad de pelo y otras partículas que pueden desprender nuestras mascotas, son algunas de las acciones claves a la hora de evitar ácaros y , en general, el polvo.

Los ácaros y la alergia al polvo

Las heces de los ácaros es la principal razón de alergia al polvo ya que este elemento ataca las vías respiratorias de  los humanos generando diferentes tipos de alergias en niños y adultos.

Generalmente, la alergia al polvo se intensifica en la temporada de primavera – verano ya que es en este momento cuando las temperaturas y la humedad ambiente se elevan provocando así un entorno ideal para la proliferación de ácaros y dispersión del polvo en superficie y suspensión.

Principales síntomas de alergia al polvo

La primera reacción del cuerpo ante la presencia de un cuerpo extraño en las vías respiratorias es el estornudo. Este sistema de defensa ayuda a eliminar cualquier elemento extraño que ingrese por boca o nariz. Sin embargo, cuando estamos altamente expuestos al polvo, por ejemplo en un día de limpieza profunda en casa, algunas las partículas de polvo ingresarán a nuestros pulmones.

Según lo anterior, el primer síntoma de alergia al polvo sería el estornudo, si tras el estornudo el cuerpo no logra eliminar todas las partículas de polvo podríamos sufrir picazón en ojos y garganta, comezón en la piel, ojos llorosos, goteo en nariz o congestión nasal aguda.

Los síntomas de alergia al polvo pueden confundirse fácilmente con otro tipo de alergias, como por ejemplo la alergia al polen y más si es en meses de primavera – verano.  En este caso, deberás acudir al especialista alergista el cual realizará una serie de pruebas para detectar el tipo de alergia que sufres.

picores por la alergia al polvoMedidas eficaces y otros consejos para la eliminación de polvo y ácaros

Es fundamental para la salud de los seres humanos vivir en un ambiente limpio, agradable y saludable. Si tomamos las medidas adecuadas reduciremos la posibilidad de generar diferentes tipos de enfermedades y alergias.

A continuación, os daremos una serie de recomendaciones para mantener tu lugar habitual de trabajo o tu casa en las condiciones más óptimas y que a la larga no desarrolles la molesta alergia al polvo y otros problemas de salud más graves.

Recuerda que en PHS Serkonten te podemos asesorar en este y otros temas higiénico-sanitarias ofreciéndote soluciones integrales para tu empresa.

¿Estás preparado? Adelante con los consejos:

  1. Primer paso. Entrar a casa con zapatos ¡Jamás!: la mayor cantidad de polvo y otras partículas que encontramos en nuestra casa, oficina o cualquier otro lugar proviene de elementos que llevamos adheridos en los zapatos los cuales están en la calle u otros sitios públicos. Por este motivo, es fundamental que al momento de llegar a casa nos quitemos los zapatos, dejándolos en un sitio dedicado especialmente a ello. Caminar con los zapatos por la casa propagará toda la suciedad que traigamos de la calle contribuyendo a generar más polvo, más ácaros y finalmente alergias. En tu lugar de trabajo u otros sitios cerrados es fundamental limpiarse bien la suela de los zapatos antes de entrar.
  2. Mejor suelo de madera: el suelo de madera acumula menor cantidad de polvo y ácaros y resulta más fácil de limpiar y retirar cualquier tipo de suciedad.
  3. Evita las alfombras: si, a mí también me gustan las alfombras y felpudos. Sin embargo, también es uno de los sitios favoritos de los ácaros. Las alfombras acumulan gran cantidad de polvo y los ácaros suelen proliferar en las fibras. La limpieza de alfombras y felpudos suele ser tediosa, por lo que muchas veces nos olvidamos de limpiarlas o lo hacemos en periodos largos de tiempo.
  4. Dormitorio: el dormitorio es el lugar donde más polvo se suele acumular y donde más expuestos estamos a ácaros. Es el sitio ideal para desarrollar una alergia al polvo porque es donde más tiempo pasamos. La limpieza del dormitorio debe hacerse en profundidad, empezando por limpiar a fondo la cama. ¿sabías que pueden vivir unos 10.000 ácaros en tu colchón? Girar el colchón, sacudir sábanas y cobijas son las mejores recomendaciones. Limpia a fondo cortinas y quita el polvo de objetos utilizando un paño limpio y semi-húmedo. Nunca limpies con plumeros ya que contribuirás a dispersar el polvo en superficie quedando este en suspensión y aumentando las posibilidades de que entre en nuestros pulmones y desarrollemos una alergia al polvo.
  5. Mascotas: cuidar la limpieza de nuestras mascotas es fundamental para evitar pelusas. Si tienes mascotas grandes como perros o gatos la limpieza debe ser más profunda y concienzuda. Estos amigos sueltan mucho pelo y además suelen traer mucha suciedad del exterior. Es posible que confundas la alergia al polvo con alergia a pelos de gato o de otro tipo así que si tienes síntomas como picor de ojos, urticaria en la piel, etc., visita sin falta al médico de cabecera que te remitirá a un especialista.
  6. Cocinas y baños: el sitio preferido de los ácaros. La humedad y temperatura acumulada en estos lugares da al ácaro las condiciones idóneas para vivir. Procura ventilar lo mejor posible ambas estancias y limpiarlas habitualmente.

 


Como has podido comprobar, las partículas de polvo son un elemento con el que convivimos a diario y que se acumula de forma natural. El mejor consejo para evitar una alergia al polvo es mantener una limpieza adecuada y conseguir una circulación adecuada del aire.

Si te ha gustado este post o tienes cualquier duda o sugerencia, déjanos tu comentario o difunde el contenido en tus redes sociales.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *