residuos-industriales
"Consejos para reducir la producción de residuos industriales"

La actividad industrial produce una serie de desechos que provocan un impacto negativo en la naturaleza. Es lo que se conoce como residuos industriales. Por suerte, actualmente contamos con nuevos métodos basados en la sostenibilidad, los cuáles están ayudando en gran medida a minimizar e incluso eliminar por completo esos desechos en los entornos industriales.

El proceso de gestión de residuos tiene como objetivo reducir al máximo los desechos no degradables, minimizando el impacto de estos sobre el medio ambiente y optimizando la utilización de los recursos disponibles. Y saber la cantidad real de residuos producidos es ahora posible gracias a las nuevas labores de planificación y tratamiento de residuos industriales.

Las normativas actuales obligan a las empresas a que cumplan con el plan de gestión de residuos establecidos, independientemente de que éstos sean o no considerados como tóxicos o peligrosos. Es por ello que cada empresa se hace responsable de sus residuos industriales, quedando con la obligación de gestionarlos en las condiciones que establezca la normativa a seguir, que podrá variar en función de su tipología.

Tipos de residuos industriales

Teniendo en cuenta que se consideran residuos industriales todo aquel desecho producidos dentro de ellas en cualquiera de sus fases, existen diversas clasificaciones que se centran en aspectos como su origen, composición o naturaleza entre otros. Por ejemplo, dentro de la categoría de residuos orgánicos se encontrarían los restos de tejidos procedentes de la industria textil, los cuáles se caracterizan por ser biodegradables. Sin embargo, se consideran residuos industriales peligrosos todos aquellos desechos que sean tóxicas, inflamables, inestables o corrosivas que puedan presentar trazas radiactivas y no vayan a tener ningún uso posterior, pudiendo presentarse tanto en estado sólido como líquido o gaseoso.

Debido a los procesos de transformación, son muchas las fábricas que producen todo tipo de gases contaminantes o incluso que generan aguas residuales tóxicas como resultado de los procesos de producción. Son sustancias que, de no contar con una gestión adecuada, acabarían llegando a la atmósfera, poniendo en riesgo la salud tanto de los trabajadores como de los territorios cercanos. Debido a ello, la legislación exige que las empresas que los generan cuenten con las autorizaciones pertinentes para su identificación, teniendo que realizar análisis para determinar el nivel de peligrosidad así como administrar los procesos de depuración que se necesiten.

residuos industriales más frecuentes

Todo esto hace que el hecho de contar con un buen calibrador de procesos se convierta en una herramienta de gran importancia para muchas empresas, que necesitan disponer en todo momento de una herramienta de precisión que pueda medir y diagnosticar cualquier variable que pueda influir en los procesos industriales. Más aún si hablamos de industrias que manejan sustancias potencialmente peligrosas, como suceden en aquellas que manejan el petróleo o productos químicos, por poner un ejemplo. Para ello, existen empresas (como por ejemplo Beamex) que ofrecen diferentes tipos y modelos de productos de este tipo. La finalidad de todo esto es transformar esos residuos en otros menos peligrosos, o bien que puedan ser reutilizados en otros procesos productivos siempre que sea posible.

Reducir la producción de residuos es una práctica que va más allá del cuidado del medioambiente o de cumplir las leyes, ya que aporta una serie de ventajas competitivas frente a otras empresas al permitir un ahorro considerable en los costes de producción. Para ello, minimizar la aparición de residuos es posible siguiendo una serie de premisas, como la de mejorar las prácticas en los procesos de producción así como aumentar el uso de materias que los disminuyan o incluso eliminen por completo la creación de esos residuos.

¿Cómo reducir la producción de residuos industriales?

Las técnicas para minimizar residuos abarcan procedimientos tales como el reciclado para su reutilización y posterior aprovechamiento, así como la recuperación de materias primas entre los residuos, a los que poder darle un nuevo uso o vender a otras empresas que las puedan aprovechar. De igual manera, también se intenta buscar formas de sustituir las materias primas por aquellas que generen menos residuos o que al menos éstas se puedan aprovechar, así como incentivar las prácticas que fomenten la reutilización de envases como formas para reducir en costes y aprovechar los recursos. Por todo ello, se hace necesario dar un nuevo enfoque a los procesos habituales para mejorarlos y maximizar su rendimiento.

En Phsserkonten apostamos por la reducción de residuos industriales, por ello si necesitas una empresa comprometida con el medio ambiente, contacta con nosotros.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *