El Ozono es el mejor bactericida, germicida, virulicida y desinfectante, debido a su gran poder oxidante.

Su acción desinfectante se basa en la destrucción de los microorganismos (bacterias, virus, hongos, mohos, etc.) causantes de muchas enfermedades, lo que lo convierte en el producto más efectivo utilizado de forma preventiva.

Mediante pequeñas concentración de ozono se eliminan directamente el olor a tabaco, los olores de cocinas, secreciones corporales, etc.

Antialérgico y antiasmático, no tienen concentraciones.

Print Friendly, PDF & Email
Print Friendly, PDF & Email